jueves, 28 de noviembre de 2013

José Antonio Adell, codirector de la Feria del Libro Aragonés

Entrevista publicada en el blog de la Institución Ferial de Monzón

Posiblemente sea uno de los autores que más libros ha firmado y vendido, por estos alrededores, gracias a su continua participación en la Feria del Libro Aragonés.

Es muy conocido por su anterior etapa deportiva, como entrenador en el Centro Atlético de Monzón, y por su trabajo como director en el C.P.R.

Desde la 4ª edición, en la que presentó un libro, no ha dejado de asistir. Siempre colaborando desde un segundo plano, y siempre intentando reservar la primera presentación de cada uno de sus libros para esa fecha tan señalada y conocida. Porque para José Antonio Adell, la Feria del Libro Aragonés que se celebra en Monzón, cada año durante los días 6, 7 y 8 de diciembre, es una feria con prestigio. Las editoriales que vienen, venden. Cualquier autor que haya sacado libro durante el año quiere presentarlo en esta feria. El mundo editorial está contento con el público asistente porque, aunque sea un puente, la gente se reserva un día para pasar por la feria.

El año pasado, desde IFM, se le pidió que formara parte de un equipo de codirectores y mantuviera una colaboración más directa.Emocionalmente y sentimentalmente no pude negarme, es una feria con la que me identifico muchísimo.

Considera que el coordinador, Miguel Hernández, funciona muy bien, es insistente y ha conseguido formar muy buen equipo. Les ha facilitado mucho la labor dejando autonomía en las propuestas y ofreciendo apoyo en las resoluciones.

José Antonio Adell repite como codirector en la XIX edición de la Feria del Libro Aragonésaportando toda su experiencia y conocimientos del mundo editorial. Pertenece a la Asociación Aragonesa de Escritores.

A pesar del momento difícil y de crisis en el que estamos, José Antonio reconoce que se consiguen hacer cosas novedosas dentro de la programación de la feria: el maridaje de los libros con el mundo de la gastronomía, de los vinos... el enfoque que se le da a las presentaciones, la actividad entre ferias trayendo autores hasta Monzón, las cenas literarias, el pregón... y otras novedades en las que están trabajando.

En la actualidad, José Antonio Adell Castán comparte un blog con Celedonio García donde recogen todas sus publicaciones relacionadas con temas de etnología, historia y cultura aragonesa. Dos pasiones que ha sabido combinar en su vida: el atletismo y la literatura.

Con Celedonio coincidieron siendo rivales atletas, uno con el Helios y el otro en Monzón. Fruto de esta rivalidad nació la amistad ya que compartían preferencias similares. Los dos son historiadores y disfrutaban de la escritura a través de la investigación histórica.

El primer libro lo editaron en 1987 "Pedrestismo en aragón."

Este año presentarán el último libro de la trilogía compuesta por las publicaciones de los municipios de cada provincia aragonesa "Historias de nuestros pueblos". Romances, apodos, rivalidades, aspectos jocosos... intrahistoria de cada lugar. En esta ocasión es el libro dedicado a la provincia de Teruel. José Antonio confirma orgulloso que, realmente, ha estado en los 731 municipios de Aragón.

Pero el gusanillo literario le picó... y hace unos años que pasó de los libros de ensayo a novela

"El último templario"... obtuvo muy buena respuesta, Juanfer Briones hizo una versión en cómic.
"Regreso al alba"... llevada al teatro por el grupo Trotamundos, preparan los ensayos para estrenarla el próximo día 29 del mes de noviembre.
"Heridas de guerra en un corazón altoaragonés"... presentada el año pasado.

Las tres novelas conjugan una parte histórica con otra de ficción. La primera está situada en la época medieval, la segunda en la edad moderna y la tercera es contemporánea.

Se anima hablando de sus obras y confiesa que ya está preparando una nueva novela ambientada en el alto Aragón, relacionada con el Santo Grial que estuvo, durante 1000 años, en tierras Altoaragonesas... Pero, sobre esto, no puedo contar nada más porque es una sorpresa para el próximo año.

Por su parte solo queda el agradecimiento a todos los que visitan la feria... y más personalmente a los lectores que, a lo largo de estos años, siguen fieles tras sus libros, le felicitan por sus relatos y se atreven a comentarle las opiniones sobre algunos de sus personajes.