sábado, 26 de noviembre de 2016

Adell rinde tributo a maestros rurales "que entregan su vida"

El escritor presentó ayer en Huesca su novela "De los Pirineos a los Andes". La obra relata la historia de Orosia en una trama que salta hasta Bolivia

Josan Montull, Luis Gómez y José Antonio Adell, ayer en la presentación. Foto Roger Navarro

"Orosia es la típica maestra que pasó veinticinco años en un pueblo muy pequeño del Sobrarbe de inviernos fríos que hacían más próxima la convivencia mientras recogía los problemas de los niños para quienes ella misma dejaba su vida y ejercía como madre".

BEGOÑA SIERRA

HUESCA.- Así resumió ayer el escritor José Antonio Adell el personaje de la protagonista de su nueva novela De los Pirineos a los Andes, crónica de una maestra (Editorial Pirineo), un libro que busca remover las emociones desde un planteamiento muy emotivo.

El autor ofreció estas palabras durante la presentación de esta obra en el Centro Cultural Ibercaja Huesca, una cita a la que acudieron amigos y lectores y en la que le acompañaron en la mesa el profesor de Literatura Luis Gómez, y el maestro y religioso Josan Montull.

El autor indicó que con esta obra modifica su rumbo tras haberse dedicado en los últimos años a la etnología y a la historia de Aragón junto a Celedonio García, con quien ha producido unos 25 títulos a los que se suman otros escritos por su cuenta como El último templario de Aragón, Regreso al alba, Heridas de guerra o El Santo Grial.

Pero hace un año algo cambió. Adell se jubiló y se marchó como voluntario a Bolivia por un periodo de tres meses, tiempo durante el que vivió unas experiencias que ha plasmado en De los Pirineos a los Andes, crónica de una maestra a través de la descripción de situaciones y lugares como el lago Titicaca o la ciudad de La Paz. La primera parte de la obra recoge el regreso de Orosia al pueblo en el que ejerció de maestra donde, tras un traumático divorcio, se reencuentra con su primer amor que acaba de enviudar. La trama se desarrolla después en Bolivia cuando esta profesora jubilada viaja para visitar su hijo, que trabaja en este país en una multinacional. Con este libro, Adell, docente de profesión, ha querido rendir un homenaje a los maestros de la escuela rural "que se entregan y dejan lo mejor de ellos mismos causando una gran influencia sobre los alumnos". Por su parte, Luis Gómez resaltó que esta novela "se enmarca dentro de la tradición literaria que aborda las maestras del mundo rural con la diferenciación de que en este caso se trata de una maestra jubilada que ha pasado más de veinte años en el pueblo imaginario Casas de Sobrarbe, aunque el libro recoge una geografía real", apuntó. Destacó que Orosia pasa un tiempo en Bolivia para regresar de nuevo a España en esta "novela de emociones, de sentimientos y que refleja cierto dramatismo ya que la felicidad no es novelable".

Finalmente, Josan Montull destacó que se trata de una obra cargada de valores que relata la historia de una profesora jubilada que sigue siendo maestra, al igual que José Antonio Adell.

Diario del Altoaragón, 26 de noviembre de 2016
http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1030713&com=1
*